+34 924 104 456

28

abr, 2017

Turismo Rural: Luces y sombras

By: | Tags: , , , , , , , | Comments: 0

 

TURISMO RURAL: UNA DUDA RAZONABLE.

 

En uno de los procesos participativos que INNODE ha realizado para la elaboración de las EDLP para los Grupos de Acción Local, durante una mesa sectorial dedicada al Turismo Rural, dadas las quejas insistentes de los profesionales del sector en dicha reunión, uno de los participantes lanzó la siguiente reflexión:

 

“Estamos dando por sentado que el turismo es un sector estratégico para el desarrollo de la Comarca, pero si tan negativa es la situación, a lo mejor lo que debemos plantearnos no son soluciones para su crecimiento, sino su carácter estratégico”.

 

Molino - Miranda del Castañar

El Molino, Miranda del Castañar – Sierras de Salamanca

 

Es decir, aquella mañana alguien puso en duda, o al menos invitó a analizar desde un punto de vista crítico, lo que para muchos es indudable. A veces, las verdades preconcebidas nos llevan a convertir las tendencias en dogmas de fe, sin observar los datos al alcance de cualquier persona interesada en estudiarlas.

Esta controversia es el punto de origen de la nueva entrada de la Mirada de INNODE, ya que el Turismo Rural es uno de los sectores en los que se centra la inversión de las políticas de desarrollo que se aplican en el Medio Rural, enfocadas a dinamizar la actividad socioeconómica y, en base a ello, alcanzar el objetivo de fijar población en aquellos territorios con problemas demográficos.

Los recursos existentes en nuestros pueblos y el cambio de ritmo que se experimenta en los espacios donde habita la calma, la riqueza y la belleza del entorno natural, la calidad del aire, el agua, la sensación de libertad, la gastronomía, el patrimonio cultural…, el potencial del Medio Rural para generar vivencias y experiencias singulares, está fuera de toda duda.

También es indudable el incremento y la diversificación de la oferta, y el salto cualitativo que ha experimentado esta, gracias a la “osadía” de muchos promotores rurales que han persistido en sacar adelante sus proyectos e iniciativas a pesar de multitud de trabas burocráticas y al apoyo que estos han recibido a través de la actuación de los Grupos de Acción Local (GAL), como beneficiarios del Programa LEADER.

A pesar de los avances experimentados, el Turismo Rural mantiene (en unas zonas más que otras) una elevada dependencia de los recursos públicos y del apoyo que recibe por parte de la Administración. Lo que se puso en cuestión aquella mañana, no es el potencial del sector, sino la capacidad del territorio para convertirlo en una actividad rentable.

La realidad del Turismo Rural está llena de matices, algunos de los cuales vamos a intentar exponer en este artículo, y para ello, una vez más recurriremos a los datos y a lo que nos han contado multitud de personas relacionadas con este sector. Procedemos a realizar una disección del Turismo Rural en cuatro trazos.

 

LOS TRAZOS DE LUZ ¹

 

Al margen de la calidad de los establecimientos, de la mejora en los destinos, del incremento de las acciones de comunicación, que pueden atender a criterios subjetivos, los datos nos muestran que, en los cinco últimos años, el crecimiento del sector tanto en número de viajeros como en el de pernoctaciones ha sido notable.

 

1

 

En ambos casos, como se refleja en los gráficos, los incrementos de las medias estatales han superado el 30%, únicamente existe un registro negativo: la región de Murcia marca un descenso en el número de pernoctaciones. En contraposición, el incremento experimentado en los últimos cinco años en el número de pernoctaciones en alojamientos rurales en regiones como Galicia, Andalucía, Extremadura o País Vasco, supera el 45%.

 

2

 

La evolución que se deriva de estos datos, a pesar del retroceso de Murcia, es muy positiva, y puede justificarse a través de dos supuestos que invitan al optimismo:

Escenario 1 (el brillante sin paliativos).

En un contexto de crecimiento global del sector turístico en España, el incremento de calidad y la diversificación de la oferta de establecimientos, ha provocado en los últimos cinco años un crecimiento excepcional del número de viajeros y pernoctaciones que optan por alojamientos rurales.

Escenario II (el brillante con algo de trampa).

En un contexto de crecimiento global del sector turístico en España, el incremento de calidad y la diversificación de la oferta de establecimientos, ha provocado un crecimiento notable en los últimos cinco años del número de viajeros y pernoctaciones, acompañado de una reducción de la economía sumergida existente en el subsector.

Pero no solo crecen el número de personas que eligen un establecimiento rural y el número de pernoctaciones, también suben otro conjunto de indicadores que muestran el avance del sector en el territorio nacional:

 

3

Tabla 1. Evolución de indicadores nacionales

 

Ante estos datos, y poniéndonos melómanos, parece que el sector podría evocar aquel famoso título de uno de los mejores discos de Supertramp: Crisis, what crisis?

Pero como siempre, no es oro todo lo que reluce, ni todo crecimiento indica la consecución de metas. Aunque pese, toca mirar a…

 

LOS TRAZOS DE SOMBRA

 

Empecemos por algo sencillo.

Regresamos a la Tabla 1. Y hagamos una sencilla división, no hace falta recordar el algoritmo, con la calculadora del móvil basta.

Si partimos el número de personas contratadas de media en los alojamientos rurales en 2016, entre los establecimientos existentes, redondeando a dos decimales, obtenemos una media de 1,47 empleados/as por empresa. Dato que indica que la capacidad de los alojamientos rurales de dinamizar el mercado laboral, a pesar de la buena evolución del sector es muy limitada.

Pero el dato que realmente da una idea de la situación del sector, de las dificultades por las que atraviesa, es el del grado medio de ocupación. Según lo que nos han trasladado los profesionales del sector, durante los procesos de las EDLP, los profesionales establecen que, para poder subsistir, precisan superar el 35% de ocupación media anual.
Pues bien, a pesar del crecimiento, a pesar de que los indicadores, lejos de estancarse, han evolucionado positivamente como se ha expuesto, la ocupación media de los alojamientos rurales en España es del 17,60%. Ni siquiera podemos encontrar un consuelo total en el fin de semana, ya que, en este caso, aunque el dato es superior, la realidad nos dicta que la ocupación no alcanza una de cada tres plazas disponibles.

 

4

 

Únicamente en las Islas Baleares los alojamientos rurales alcanzan el umbral de la rentabilidad. En el resto de España (salvo Canarias y el País Vasco, que se aproximan a dicha frontera) la ocupación está muy alejada de garantizar a los propietarios una subsistencia dedicada en exclusiva a la gestión de esta tipología de negocio.

Cabe hacerse la pregunta si este problema de ocupación es exclusivo de los alojamientos rurales o puede extenderse a los establecimientos hoteleros.

La comparativa de indicadores, que refleja la siguiente tabla, no deja muchas dudas:

 

5

Tabla 2. Comparativa entre Alojamientos de Turismo Rural y Alojamientos Hoteleros

En todas las comunidades autónomas el grado de ocupación medio de un alojamiento hotelero
es muy superior al de un alojamiento de turismo rural

Esta falta de competitividad de los alojamientos de turismo rural respecto de los hoteles, se da incluso en aquellas regiones en las que la estancia media es superior en los establecimientos rurales, hecho que ocurre en todas las regiones de interior.

 

Rio Miera - Valles Pasiegos

Rio Miera – Valles Pasiegos

¿POR QUÉ ESTA BAJA OCUPACIÓN?

 

Responder esta cuestión requeriría un estudio exhaustivo, pero sin entrar en el campo de la certeza científica, puesto que no es el objetivo de este blog, algunos factores ayudan a encontrar una explicación:

  • A lo mejor (solo a lo mejor) la ocupación no es tan baja como se señala en los datos del INE, y hay alguna que otra pernoctación que no se declara. En cualquier caso, este también sería un síntoma de baja rentabilidad y no creemos que subiera en exceso el nivel de ocupación si todas las entradas fueran facturadas.
  • Posiblemente (solo posiblemente), estamos inmersos en un gran círculo vicioso. Las personas propietarias de los alojamientos rurales con el grado de ocupación que alcanzan no pueden dedicarse en exclusiva a la actividad. Esto limita la capacidad de inversión y de dedicación, por lo tanto, juegan en desventaja respecto al poder de comunicación de las grandes cadenas hoteleras, dificultando el posicionamiento del establecimiento en sus mercados objetivos, factor que limita el número de clientes potenciales, resintiéndose el grado de ocupación.
  • Quizás (solo quizás) se reduzca a una cuestión estructural. Salvo un porcentaje residual, el cliente objetivo de los alojamientos rurales, es el viajero nacional, y la mayoría de los españoles (y portugueses) de a pie, tendemos a estar ocupados de lunes a viernes. Y con los establecimientos vacíos de domingo a jueves, es complicado alcanzar ocupaciones altas.
  • Puede ser (solo puede ser) que nuestras carencias con el idioma limiten la capacidad para captar clientes extranjeros que optan por disfrutar de los recursos del medio rural desde estancias en recursos urbanos.
  • ¿Y si se nos ha ido un poco la mano? A veces nos olvidamos de analizar datos, y llegado el momento, nadie supo (o quiso) advertir, “oigan, en esta Comarca ya no necesitamos más plazas”, o al menos, “no necesitamos más alojamientos que no aporten ningún factor diferenciador”.
  • ¿Y si la culpa es de la falta de cadenas de valor? Al tejido productivo le cuesta cooperar, nos falta cultura de colaboración, y en el caso de Turismo Rural, la capacidad de generar vivencias y sensaciones, es esencial para fidelizar clientes, para atraer a nuevos viajeros/as a través del boca a boca y para prolongar las estancias. Esto pasa por generar puentes entre los agentes que existen en un territorio relacionados con la actividad turística (directa o tangencialmente), y, en la actualidad, estamos faltos de relaciones de simbiosis.
  • O simplemente en ninguna de las cuestiones indicadas resida el quid de la cuestión, pero la respuesta se obtenga aliñando con una pizca de todas ellas y de algunas más que no hemos expuesto por ahorrar espacio, por olvido o por ignorancia.

 

ENTONCES… ¿DEJAMOS DE CONSIDERAR EL TURISMO RURAL COMO
SECTOR ESTRATÉGICO?

 

El éxito o el fracaso de cualquier actividad no suele medirse en términos absolutos, sino en relación a las expectativas que se generen en torno a ella.

Si la idea es que el Turismo Rural ejerza de motor de las economías rurales, entonces, salvo en destinos concretos, puede concluirse que este subsector no ha cumplido con las expectativas que se han depositado en él, en las dos últimas décadas.

Pero si la catalogación del Turismo Rural como sector estratégico se basa en su capacidad para diversificar las economías locales y dinamizar la actividad social de nuestros pueblos, a pesar de los errores en los que se haya podido incurrir en la gestión de los fondos que se han destinado a su potenciación, es obvio que, incluso en aquellos destinos en los que el grado de ocupación está muy por debajo del nivel de rentabilidad, esta actividad está cumpliendo la función que lo convierte en esencial para el Medio Rural. Si un alojamiento rural no permite la dedicación exclusiva en base a su ocupación, pero incrementa la renta de la persona promotora en 500 o 600 € mensuales ¿existe o no, una mejora en la calidad de vida? ¿Se propicia o no, la activación de círculos concéntricos de economía a escala local? ¿Se genera o no, valor para un pueblo?

Además, la rentabilidad de la actividad turística en el Medio Rural, va mucho más allá del número de pernoctaciones, del grado de ocupación o del nivel de profesionalización de los alojamientos. ¿Cuántos visitantes optan por comer, realizar rutas o pasar una tarde en familia en un núcleo rural gracias a las inversiones en la mejora de recursos? ¿Cuántas carreteras permiten un tránsito digno de personas gracias a las mejoras realizadas por la existencia de recursos turísticos? ¿Cuántas personas han empezado a valorar su entorno y a incrementar el grado de arraigo gracias a la visibilización y valoración del patrimonio de su entorno? ¿Cuánto ha mejorado el Turismo Rural la imagen de las producciones autóctonas y cuánto ha incrementado su potencial de comercialización?

 

Garganta la Olla - La Vera

Garganta la Olla – La Vera

 

Tendemos a medir la rentabilidad por los datos cuantitativos, pero la apuesta realizada por impulsar el Turismo Rural ha tenido un retorno fundamental en valores intangibles difícilmente cuantificable. Y en esta labor es necesario destacar el trabajo que han realizado los Grupos de Acción Local, esencial para potenciar el impacto de la actividad en las economías a escala local, y para la recuperación de recursos muchas veces olvidados, cuando no despreciados.

Las ayudas gestionadas a través de los programas LEADER y PRODER no solo han permitido incrementar, diversificar y mejorar la calidad de la oferta, sino que, además, a través del desarrollo de programas propios, han jugado (y juegan) un papel esencial en la regularización, profesionalización y generación de estructuras enfocadas a incrementar el peso de la actividad en el PIB de los entornos rurales, y en la generación de sentimiento de arraigo en base a la recuperación del valor de lo que distingue a cada una de las Comarcas en las que trabajan. Pero no vale ser conformistas, ni complacerse con lo realizado, aún existe un amplio camino que recorrer en este campo.

 

“En el contexto en el que estamos inmersos, de repunte del fenómeno de la despoblación, el LEADER es un instrumento fundamental, y los GAL recursos esenciales para llegar a aquellos entornos donde los gobiernos autonómicos no tienen capacidad de actuar”.

MEJOR TERMINAR CON PROPUESTAS QUE CON PESIMISMO

 

Negar la indudable evolución y consolidación del Turismo Rural como actividad económica emergente y como pilar esencial de la diversificación de la actividad (económica y social) de los entornos rurales, sería un absurdo. Pero ignorar la existencia de problemas estructurales que limitan su capacidad de impacto sería caer en una autocomplacencia inútil y poco rentable. Factores como la excesiva incidencia de la economía sumergida, la falta de coordinación y cooperación existente en el tejido empresarial, las carencias formativas de los profesionales (particularmente en idiomas), la debilidad de las estructuras, la dependencia de las iniciativas públicas (o semipúblicas) o el hiperproteccionismo que rige algunos espacios naturales protegidos y algunas labores tradicionales, son algunos de los obstáculos que coartan su potencial de incrementar su peso en el PIB de las economías locales y su capacidad para consolidarse como un elemento fundamental para facilitar la recuperación y el rejuvenecimiento de la población.

En los diversos procesos participativos realizados por INNODE, los empresarios relacionados con el sector, han reconocido que precisan de las administraciones públicas para tener opciones de supervivencia si bien, esto no implica que el apoyo signifique ayudas económicas directas. Entre las principales demandas del sector se incluyen:

 

  1. Una mayor agilidad en los trámites burocráticos, ya que la concesión de licencias e informes (por ejemplo, el de impacto ambiental), ralentiza el desarrollo de iniciativas privadas, hasta el punto de, en ocasiones, motivar le abandono de las mismas. Este hecho se acentúa en espacios afectados por una figura de protección ambiental.
  2. Una mayor flexibilidad en la interpretación de las normas, especialmente en los espacios naturales protegidos, ya que, actividades que podrían generar experiencias de alto impacto en el mercado turístico están sujetas a limitaciones o incluso prohibiciones poco adaptadas a la realidad del Medio Rural. Este factor, además de coartar la actividad turística, ya que, en la actualidad precisa de vivencias y experiencias para posicionar un destino, limita la generación de actividad económica a escala local, y por extensión dificulta la fijación de población en el medio rural.
  3. Acciones de promoción, difusión, comunicación y generación de marca. Salvo excepciones (paradores, hospederías, grandes hoteles principalmente ubicados en ciudades…), el sector está formado por micropymes con una capacidad muy limitada de desarrollar estrategias de marketing que, en cualquier caso, han de basarse en una inversión previa de la Administración enfocada a posicionar el territorio y los recursos que en él pueden ejercer elementos tractores.
    En este sentido, desde el sector se incide en la importancia de optimizar los recursos existentes, ya que en ocasiones se resta capacidad de impacto al realizar inversiones no armonizadas destinadas a un mismo fin desde distintas administraciones públicas (gobiernos regionales, diputaciones, mancomunidades) o semipúblicas (Grupos de Acción Local).
  4. Acciones de intermediación. El sector turístico es consciente de la necesidad de generar experiencias con el fin de incrementar el gasto medio y el número de pernoctaciones, y que estas experiencias pasan por establecer relaciones de cooperación estables entre distintos subsectores. Ante el déficit de cultura de cooperación existente en el tejido productivo, se observa necesario el papel de las instituciones públicas o semipúblicas (Grupos de Acción Local), como agentes necesarios para dinamizar y facilitar estas cadenas de valor.

 

La experiencia y el conocimiento que otorga a INNODE el haber escuchado y compartido experiencias “a pie de tierra” nos avala como una entidad con perspectiva rural, y nos ha capacitado para aportar ideas y propuestas de valor concretas que contribuyan a mejorar las perspectivas de un sector que ha de continuar creciendo en el futuro, y que ha de hacerlo, en base a modelos sostenibles que garanticen la conservación de los recursos.

 

¹ Los datos de este apartado están tomados de la Encuesta de Alojamientos Rurales publicada por el INE, o han sido calculado a partir de estos por INNODE. Las tablas son elaboradas por INNODE para esta entrada

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies